17 de febrero de 2016

Efecto cardiovascular superior del entrenamiento aeróbico frente al entrenamiento moderado continuo en pacientes con insuficiencia cardiaca

La práctica del ejercicio reduce los síntomas de insuficiencia cardiaca crónica (ICC). Los beneficios de las adaptaciones al rendimiento de intensidad máxima son objeto de controversia. Por otra parte, la ICC aumenta con la edad avanzada; se ha informado de que entre el 88% y el 49% de los pacientes con un primer diagnóstico de insuficiencia cardiaca crónica son >60 y >80 de edad respectivamente. A pesar de esto, la mayoría de los estudios anteriores han excluido a los pacientes mayores de 70 años. En el estudio realizado por Wislaff U. et al. en Circulation 115:3086-3094 en 2007 tuvo como objetivo comparar los programas de entrenamiento moderado frente a los de alta intensidad y en relación con las variables asociadas con la función cardiovascular y el pronóstico en pacientes con insuficiencia cardiaca postinfarto. 27 pacientes con insuficiencia cardiaca (de entre 75.5+/-11.1 años; fracción eyección VI: 29%; VO2pico: 13ml/Kg(-1)/min(-1) con IC estable postinfarto que recibían tratamiento médico, incluyendo betabloqueantes e inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina) fueron distribuidos aleatoriamente a dos grupos de entrenamiento continuo moderado (70% de FCmáx.) o entrenamiento interválico aeróbico (95% FCmax.), 3 veces por semana durante 12 semanas. Los resultados mostraron que el VO2pico aumentó más con el entrenamiento interválico que con el continuo moderado (46% vs 14%, p<0.001), y se asoció inversamente con la remodelación del ventrículo izquierdo (VI). Los volúmenes diastólico y sistólico del VI disminuyeron con el entrenamiento interválico, en un 18% y 25% respectivamente; la fracción de eyección del VI aumentó en un 35% y el péptido natriurético cerebral disminuyó un 40%. La mejora en la dilatación mediada por flujo en la arteria braquial (función edotelial) fue mayor con el entrenamiento interválico y la función mitocondrial en el músculo vasto lateral sólo aumentó con el entrenamiento interválico. La calidad de vida aumentó en ambos grupos de ejercicio, no observándose cambios en el grupo control. Las conclusiones a las que llegaron con este estudio es que la intensidad del ejercicio fue un factor importante en la reversión de la remodelación del VI, en la mejora de la capacidad aeróbica, la función endotelial y la calidad de vida en pacientes con insuficiencia cardiaca postinfarto. Estos hallazgos tienen importantes implicaciones para la realización de programas de ejercicio en la rehabilitación cardiaca.



Fisiólogo del Ejercicio (Ph.D.). Especialista en ejercicio físico, dietética y nutrición clinica para la recuperación o mejora de la salud y calidad de vida de las personas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Consulta aquí nuestros programas de ejercicio físico y:

Contactar
Ricardo Sanz Orús
· (00)34 677 46 92 46
Zaragoza,España

Con la tecnología de Blogger.