29 de abril de 2017

Inactividad, entrenamiento y desentrenamiento y lipoproteinas plasmáticas


En el estudio realizado por Slentz CA et al. y publicado en 2007 en J Appl Physiol se propone como hipótesis que la inactividad física influye sobre las lipoproteinas. El ejercicio tiene efectos beneficiososos sobre las lipoproteinas. Poco se sabe acerca del tiempo que dicho beneficio perdura con el desentrenamiento o si la duración del mismo se ve afectada por la intensidad o duración del entrenamiento. Para ello se hizo el siguiente estudio sobre 240 sujetos sedentarios con sobrepeso elegidos aleatoriamente a un grupo control o a uno de tres grupos de ejercicio durante 6 meses. El primer grupo con ejercicio de alta intensidad / volumen alto; el segundo de alta intensidad / volumen bajo; y el tercero con ejercicio de baja intensidad y bajo volumen. El entrenamiento consistió en un aumento gradual de la cantidad de ejercicio continuado durante 6 meses en el nivel prescrito. El ejercicio incluyó cinta de correr, bicicleta elíptica y bicicleta estática. El número de minutos necesarios para alcanzar las kilocalorías prescritas por semana (14kcal/kg/semana para el grupo de volumen bajo; y 23 kcal/Kg/semana para el grupo de alta cantidad) se calculó para cada sujeto. La adherencia promedio fue de 83-92% para los tres grupos; los minutos semanales fueron 207, 125 y 203 y las sesiones por semana fueron de 3.6, 2.9 y 3.5 para los grupos de volumen / intensidad alto y bajo volumen / intensidad moderada. Se obtuvo plasma al inicio del estudio, 24 h., 5 días y 15 días después de finalizar el entrenamiento. Los resultados mostraron que la inactividad continuada hizo aumentar significativamente el número de lipoproteinas de baja intensidad, pequeñas y densas y el LDL -colesterol (LDL-C). Una pequeña cantidad de práctica de ejercicio previno este deterioro. El ejercicio moderado pero no intenso, provocó una reducción mantenida de la lipoproteína VLDL-C- triglicéridos a los 15 días de desentrenamiento (P<0,05). El grupo de alta cantidad de ejercicio tuvo mejoras significativas en en las fracciones de lipoproteinas HDL-C, que se mantuvieron durante 15 días después de que el ejercicio finalizara. En conclusión, la inactividad física tiene profundo efectos negativos sobre el metabolismo de las lipoproteinas. El ejercicio moderado previene ese deterioro. El ejercicio moderado pero no el intenso mantienen los niveles de VLDL-C bajos. Treinta minutos por día de ejercicio de cierta intensidad tiene efectos beneficiosos sobre el metabolismo de HDL.


Fisiólogo del Ejercicio (Ph.D.). Especialista en ejercicio físico, dietética y nutrición clinica para la recuperación o mejora de la salud y calidad de vida de las personas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Consulta aquí nuestros programas de ejercicio físico y:

Contactar
Ricardo Sanz Orús
· (00)34 677 46 92 46
Zaragoza,España

Con la tecnología de Blogger.